La entrada en el 2018 nos ha servido como excusa aquí en 16 novenos para poder hablar de una de las mejores comedias de todos los tiempos. Y es que se cumplen 40 años del estreno de La vida de Brian.

Para el que esté un poco perdido, La vida de Brian es el tercer largometraje del famosísimo grupo de comedia inglés conocido como los “Monty Python”. Fue un éxito en taquilla, logrando la mayor recaudación de ese año. Para muchos, me incluyo, es considerada una obra de culto dentro de su género. Narra la historia de Brian, un judío que nace el mismo día que Jesucristo, hecho que le generará un conflicto durante toda su vida.

Esta película se estrenó después del exitazo que tuvieron con “Los caballeros de la mesa cuadrada”. Eligieron otra época diferente, con una puesta en escena más elaborada y decidieron rodar en Túnez, con los decorados y localizaciones que había utilizado Franco Zeffirelli dos años antes en Jesús de Nazaret y donde también se acababa de rodar La Guerra de las Galaxias.Un tema tan controvertido como es la religión hecha comedia ofende a mucha gente, ya nos lo contaba Nacho en el programa anterior con la censura. Además, en un principio se pensó en el propio Jesús como protagonista. Aparecería por ejemplo intentando reservar mesa para la Última cena, pero eso sí que iba a cabrear a mucha gente, desgraciadamente.

La anécdota más conocida que todos los frikis nos sabemos de memoria es que dos días antes de que el equipo fuera enviado a Túnez para comenzar el rodaje, el productor, Bernard Delfont, se asustó por lo polémica que iba a ser la película y se echó para atrás quitando la financiación. Entonces Eric Idle, uno de los componentes más conocidos de los Monty Python cogió el teléfono y llamó a un buen amigo suyo. Ese buen amigo era nada más y nada menos que George Harrison, el Beatle menos famoso pero más chachi. Éste hipotecó su casa y otro local en Londres para conseguir los cuatro millones que se necesitaban para rodar la película. El cantante incluso hace un cameo en el filme, durante una escena en la que la muchedumbre confunde a Brian con el mesías y le persigue.

El humor de los Monty Phyton es el máximo exponente de la comedia británica pero he de decir que la idea no fue concebida allí, sino en Amsterdam tres años antes de su estreno. Esto explica muchas cosas. Posteriormente, el guion fue escrito en Barbados, porque uno de ellos estaba de vacaciones por allí y llamó al resto del equipo para acabarlo en ese paradisíaco infierno. La película fue escrita por todos los Monty Python, Terry Gilliam, Eric Idle, John Clees, Michael Palin y Graham Chapman. Terry Jones acabó poniéndose a los mandos de la dirección.

Kenneth Colley interpreta al propio Jesucristo brevemente. A este actor le conoceréis de películas como El imperio cotraataca o El retorno del Jedi, en las que encarna al Almirante Piett. Un dato curioso es que Colley sufre de tartamudez en la vida real, pero que desaparece cuando actúa y tiene que recitar su papel.

Otra curiosidad del reparto es que Graham Chapman, el que Monty Python que hace de Brian, además de alcohólico era estudiante de medicina antes de dedicarse al humor. En el rodaje de la película además actuar prescribía “medicinas” al resto del equipo de rodaje.

Pero la curiosidad que más me gusta de todas y que yo no conocía antes de investigar en profundidad es que el metraje del filme dura realmente 120 minutos y no los 94 que se quedaron finalmente. En ese limbo que nunca se proyectó hay dos secuencias eliminadas muy controvertidas. En una de ellas dos pastores zoofílicos mantienen una conversación sobre su amor por las ovejas. La otra consiste en la aparición de una comando suicida de judíos nazis.

Y para terminar os voy a contar la anécdota más divertida, esos imprevistos que surgen mientras estás rodando y después quedan tan bien que decides meterlos en el metraje final. Uno de ellos tiene que ver con el personaje de Poncio Pilatos. Hay una secuencia en la que los guardias de su palacio se parten de risa al escuchar su acento. Los extras tenías instrucciones de mantenerse callados pero no sabían cómo se iba a desarrollar la acción.

Ya me despido con la lección más importante podréis aprender de la película, y es que aunque estés en el momento más jodidamente complicado de tu existencia siempre tienes que mirar el lado que brilla, el lado bueno que puedes sacar de ese instante. “Always Look on the bright side of life”.


Para escuchar el programa en directo, puedes hacerlo todos los Lunes de 18 a 19h a través de Tunein o si estás en Madrid sintonizando la frecuencia 107.5 FM.