En el estreno de Una Odisea en el Estudio hablamos de realidad virtual y terror. Porque se acerca Halloween, pero también porque venero Sitges. Precisamente ha sido allí, en el  Festival de cine de terror y fantástico de sitges, donde se ha estrenado la primera serie de terror rodada con realidad virtual: Campfire Creepers. Que tú dices, me suena mucho a terror cutre de los ochenta. Y tendrías razón, porque el protagonista es nada más y nada menos que el legendario Robert Englund, es decir, Freddy Krueger.

Esto me permite centrarme y contaros de una vez por todas qué es esto de la realidad virtual. Porque así, como concepto abstracto, lo hemos tratado en otras “Odiseas”, y estoy segura de que no hay nadie que  no tenga en mente una idea general de de qué va. Pero mola saber cómo funcionan las cosas. Y así podéis quedar muy bien la próxima vez que juguéis al Trivial.

Cosas básicas. Para poder disfrutar de la realidad virtual necesitamos unas gafas de realidad virtual, que más que gafas las describiría como cascos, aparatos que te rodean la cabeza y te aíslan del mundo exterior. Cuanto mayor sea la calidad de las gafas, mejor funcionan… principal razón por la que siguen siendo extremadamente caras. A estas gafas se envían las imágenes, que llegan de forma diferente a cada ojo, ya sea porque hay dos vídeos o porque un mismo vídeo se proyecta en dos lentes. Las imágenes no son de 360o grados, sino de 100-110. Como mínimo, tienen que ir a 60 fotogramas por segundo y provenir de un móvil u ordenador lo suficientemente potente como para enviar los píxeles en poco tiempo sin quedarse colgado.

Para averiguar a dónde estás mirando, hay sensores en puntos estratégicos de los cascos que siguen los típicos movimientos arriba-abajo, izquierda-derecha… Para establecer tu posición en una escena necesitas un control, ya sea el típico joystick o una pistola de plástico especial para un juego de gánsters… A todo esto, por supuesto, le puedes añadir música. Así las gafas te pueden hacer creer que estás escuchando algo delante de tí… detrás…

Pero volvamos a Freddy Krueger y su terrorífico Campfire. Cada vez que ha surgido una nueva tecnología en las últimas décadas, no ha tardado en seguirle la película de miedo de turno que la volvía terrorífica. Ahí tenemos al Proyecto de la bruja de Blair  y las cámaras portátiles… The ring y el VHS … Skype y Eliminado… ¿Cuánto creéis que va a tardar en salir una historia sobre cómo un usuario de las gafas virtuales muere en extrañas circunstancias tras utilizarlas? ¿Cuál es vuestra película de tecnología y terror favorita? Nosotras comentamos las nuestras en el podcast.


Para escuchar el programa en directo, puedes hacerlo todos los Lunes de 18 a 19h a través de Tunein o si estás en Madrid sintonizando la frecuencia 107.5 FM.