Hablamos de monstruos cinematográficos. Quizás sea un reflejo del tiempo que estamos viviendo, pero llevamos un comienzo de año con la cartelera llena de seres espeluznantes: que si zombies, que si vampiros, que si aliens antropófagos como el protagonista de Life... O el gran simio que da título a Kong: Isla Calavera que se estrenó a principios de mes.

Leí que Ian Failes, reportero de efectos especiales, decía en la revista Inverse que “se podía trazar la historia de los efectos especiales a partir de los 80 años que se llevan haciendo películas de King Kong”. Esto me dio que pensar. Es cierto que las más beneficiadas por los efectos especiales siempre han sido las películas de monstruitos. Os propongo hacer un pequeño recorrido histórico por ellas y por las mejoras que aplicaron en sus grabaciones.

Comenzamos por los años 30. En 1933 se estrenó la primera película de King Kong ¿Por qué creéis que dio tanto miedo el mono? ¿Cómo pensáis que se grabó? Con stop motion. La primera aventura del mono en Nueva York es vista como una de las grandes pioneras de esta técnica. De hecho, las -para la época, impresionantes- imágenes del mono fueron uno de los motivos principales por los cuales el estudio dio el ‘okay’ a los directores Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack. Ah, por cierto, aunque el monstruo pueda rivalizar al Empire State en la película, el muñeco con el que se rodó la escena era de unos 45 centímetros.

Pasamos a los años 50. A 1954, año del estreno de uno de mis clásicos de terror favoritos El monstruo de la laguna negra. ¿Cómo se hizo el híbrido entre anfibio y humano que aterroriza a los pobres científicos que protagonizan el filme? Los años cincuenta viven el auge de los disfraces. Para interpretar al dueño y señor de la laguna negra, Ben Chapman se tenía que poner un maillot que le cubría de la cabeza a los pies y luego, encima, distintas piezas de gomaespuma para las aletas, las garras, etc. El proceso le llevaba 2 horas y requería la ayuda de dos o tres personas.

Años 70/80. En 1979 se pudo ver en pantalla grande Alien. ¿Cómo se rodó la famosísima escena en la que el extraterrestre sale del pecho del actor John Hurt? Los 70 y los 80 viven la progresiva mejora de las prótesis y de la robótica. Prótesis como la que se colocó sobre el pecho del actor y que acabó destrozada de tantas veces que Ridley Scott quiso repetir la salida del extraterrestre. Cabe mencionar que Alien marcó el inicio de esta tendencia, así que las diferentes marionetas que se utilizaron para el alien estaban hechas a partir de intestinos de oveja y cosas igual de bonitas.

Y así llegamos a 2017. Kong: Isla Calavera  ha sido el resultado del trabajo de más de 18 meses de más de 300 especialistas en efectos audiovisuales y ha incluido no ya la creación del que se ha llamado el King Kong más realista hasta ahora -tiene 19 millones de pelos digitalmente dibujados-, sino de toda una serie de criaturas terroríficas y de grandes escenas de lucha entre ellas. El rodaje ha mezclado varias técnicas de efectos especiales: trucos de cámara como los de la primera película de King Kong -la de 1933-, captura de movimientos para el rostro del mono, diseño de fondos para cuando las criaturas interactúan con el agua o la vegetación.


Para escuchar el programa en directo, puedes hacerlo todos los Lunes de 18 a 19h a través de Tunein o si estás en Madrid sintonizando la frecuencia 107.5 FM.