En la sección de la crítica de 16 Novenos hablamos de Empatía, el documental. Que ya se puede ver en salas de toda España. Una producción conjunta de la fundación FAADA y la productora La Diferencia. Un documental que va más allá de poner imágenes muy impactantes, y esta vez toma la vía de los grafismos y el punto de vista de un escéptico para entender las razones de esos “locos” llamados animalistas.

Aunque no seas vegano, ni vegetariano, ni siquiera flexitariano, te va a gustar. Este documental es para personas curiosas, personas que no esconden sus ojos tras una venda, personas que no hacen oídos sordos a lo que ocurre. Porque sí, es muy bonito vivir en el mundo de yupi donde sólo me preocupo de “yo, me, mi, conmigo”, donde el hambre en África, el conflicto sirio y demás barbaridades me pillan muy lejos. Pues he de deciros que llevamos décadas viviendo un genocidio delante de nuestras narices y por ese mal endémico de la ignorancia que nos asola, no nos damos cuenta.

Muchos critican que cómo es que a principios de la Segunda Guerra Mundial el pueblo alemán no se diera cuenta de la existencia de los campos de concentración y de las barbaridades que allí se cometían, cómo no veían trenes, camiones que abandonaban la ciudad, repletos de personas y volvían vacíos. Pues esto es una analogía de lo que está ocurriendo ahora mismo en occidente con los animales.

Vemos camiones de cerdos, terneros, corderos, que van y vienen por la carretera y no nos preguntamos nada, no nos damos cuenta de que lo más seguro es que sea la primera vez que muchos de esos animales vean la luz del sol por primera vez en su vida. Nos pensamos que las vacas que vemos en el campo cuando vamos de viaje son las mismas que nos comemos después, y no es así. Pensad por un momento en el número de personas que somos, y la de carne que se consume de media al día, ¿vosotros creéis de verdad que las cuatro vacas que vemos de refilón en el campo, las gallinas de un par de corrales y los cerditos de bellota de los anuncios nos proporcionan toda la carne que consumimos en España a diario?

La realidad es otra muy distinta. Lo que no sabemos es que la industria ganadera contamina más que toda la industria del transporte, que se sacrifican 3.000 animales por segundo sólo para el consumo humano, que cada año se utilizan 80 millones de animales para conseguir su piel, cada año se experimenta con 115 millones de animales en laboratorios cuando está demostrado que esto no es efectivo en un 96% de los casos, que existen 1500 zoos donde viven animales recluidos en habitáculos minúsculos en contra de su voluntad. Que en España se abandonaron alrededor de 1.500 animales sólo el año pasado.

¿Y todavía hay algunos que piensan que cómo he podido llamar a esto genocidio? Sacando datos del propio documental, que por si no lo he dicho antes, no muestra las imágenes más crudas, podemos decir que por ejemplo, sólo en Cataluña existen más cerdos que personas y están confinados en enormes granjas industriales con apenas un metro cuadrado para sobrevivir, que eso que se llama “sexado de pollos” no es diferenciarlos por sexos y ya está no, es que a los pollitos machos se les desecha lanzándolos a una trituradora. Que la carne del ternero que nos comemos no supera los cuatro meses de vida, y que se le ha puesto un bozal con pinchos para que no pueda amamantarse y podamos consumir nosotros la leche que él necesita para sobrevivir, que a un ganso se le arrancan las plumas vivo porque todavía la pueden salir tres veces más. Y podría seguir con una lista interminable de prácticas que por supuesto esos de arriba no nos quieren enseñar, porque para qué, si esto no es un genocidio, ¿no?

Yo sé que tanto el documental, como lo que cualquiera pueda decir, a la gran mayoría de la gente le entra por un oído y le sale por el otro, pero es que esto es algo que se va a hacer insostenible en unos años. Que el cambio climático existe es una realidad y recordad que el 40% de los gases de efecto invernadero los produce la industria ganadera y que en el 2048 los océanos estarán vacíos porque habremos arrasado con todo. Y ahora surge la pregunta que os estaréis haciendo muchos, ¿qué puedo hacer yo, una pequeña parte insignificante del mundo, para frenar esto? ¿No son los políticos, las grandes multinacionales, los magnates millonarios, los que tienen que hacer algo al respecto?

Pues he de decirte que no eres tan insignificante como piensas, que cada pequeño gesto cuenta. La difusión en redes de este tipo de documentales, de noticias, de reflexiones, concienciarte en tus hábitos cotidianos poco a poco, mirar mucho las etiquetas e investigar, descubrir lo que hay detrás de las cosas y mirar más allá, cuenta. Y no es tan difícil como uno piensa al principio. Ahora os voy a contar qué tiene este documental para que queráis difundirlo:

Pues algo muy chulo que ya era hora de que empezaran a implantarlo más documentales, el montaje dinámico, dibujos, infografías, grafismos de todo tipo. Preocuparse por el ritmo y entrevistas cortas a personas muy importantes para respaldar lo que nosotros estamos contando. En este caso además, conseguir que la gente se ría al verlo. Conseguir hacer un documental sobre el maltrato animal y arrancar risas entre el público es algo digno de admirar.

Muestra el sufrimiento animal en todos sus ámbitos, desde los zoos, la industria peletera, alimentaria, los circos, la tauromaquia, la experimentación… Muy completo para plantearnos una visión general. Sacar también el contrapunto de los santuarios de animales, muy desconocidos por gran parte de la población, es otro tick más a su favor.

Me gusta que se hable del término “disociación cognitiva” y que se explique. Consiste básicamente en que una persona percibe al mismo tiempo dos sentimientos que entran en conflicto entre sí. Aplicado a los animales sería algo como que una persona empatiza en seguida con sus mascotas, integrándolas dentro del círculo familiar, mientras que cuando consume carne no empatiza con el pollo, ternero, cerdo o pescado que hay detrás.

Me gusta mucho que saque su lado más cotidiano, cómo vive una persona vegana en su día a día, desmintiendo eso de que sólo comen ensaladas y ofreciendo alternativas al uso de productos de origen animal. También la parte de las madres, del entorno, cómo cuesta explicar a tu círculo por qué has decidido hacer esto y que lo comprendan. Y por supuesto la de veces que intentan conseguir opiniones del lado contrario y cómo les van cerrando las puertas una a una. Por esto y mucho más os animo a que lo veáis y lo difundáis tanto si os ha gustado como si no, que se dé a conocer es lo importante. Aquí el listado de salas donde se puede ver: 

La imagen puede contener: texto

 


Para escuchar el programa en directo, puedes hacerlo todos los Lunes de 18 a 19h a través de Tunein o si estás en Madrid sintonizando la frecuencia 107.5 FM.