Justo la semana pasada hablábamos en nuestra sección La Industria del Cine que por el cambio de paradigma había tenido que venir Netflix a darnos la fórmula del éxito para rescatar el cine tradicional de la crisis en la que se ve inmerso desde hace años. Pues bien, hoy os vengo a hablar de la aventura que ha sido siempre, de lo que significa. Porque si os creíais que el postureo, el marketing o el lenguaje audiovisual son cosas modernas, ¿me creeríais si os digo que el postureo lo inventaron los hermanos Lumiére? En La Cata del Cine, analizamos Lumière, comienza la aventura.

90 minutos exactos de película, justo la medida exacta de lo que se entiende que debería durar una película. Ni uno más ni uno menos, es lo que elige Thierry Frémaux, director del Festival de Cannes desde 2001, un hombre que ha visto mucho cine, para conformar este viaje en el tiempo hacia los orígenes de la cinematografía.

descarga

En concreto a 1895, cuando los hermanos Lumière inventaron el cinematógrafo y, de paso, se convirtieron en los últimos inventores de la historia, pero en los primeros cineastas, porque dirigieron las primeras películas de la historia del cine.

Thierry Frémaux es también el director del Instituto Lumière de Lyon y ha conseguido rescatar 108 de las más de 1400 películas que rodaron estos cineastas para ofrecer al espectador una mirada única a través de lo que significa el cine. Y la película es solo eso. No hay pretensión. Es un relato pausado, del propio Frémaux, mientras nos va enseñando todas las pruebas que recoge el primer cine de la historia sobre la música del compositor Camille Saint-Saëns. Y lejos de aburrir al espectador, le hipnotiza e incluso le divierte. Y cuando digo le divierte lo digo porque hubo hasta carcajadas.

Y os voy a explicar lo del postureo porque sé que lo estáis deseando. Todo parte de esa Salida de los obreros de la fábrica, las dos, porque como bien se comenta en el documental, hubo dos versiones de ese clásico del cine en el que observamos como los obreros de una fábrica francesa salen de su jornada laboral. Es decir, que no solo inventaron el cine con aquella película sino que para todos esos haters de los remakes, hay que decirles, que justo cuando surgió el cine también se inventó el propio remake, ¿no será tan horrible entonces no?

Pero volviendo a la fábrica. La acción se basaba en eso, porque todas las películas de estos cineastas se esforzaron en retratar a la sociedad tal y como era. Sin más, la obsesión que ha llevado a preservar el cine documental como lo conocemos hoy en día. Pero el problema que tiene el ser humano ahora también lo tenía entonces y es el conocimiento en sí mismo de que se está siendo grabado. De que esa imagen va a quedar para la posteridad. Y ese sentimiento, que ya se tenía entonces, es lo que nos hace olvidarnos de actuar con normalidad ante la cámara. A lo largo del recorrido de estas 108 películas observamos en gran parte de ellas como los extras que aparecen, gente de la calle que sabe que está siendo grabada, no actúa con normalidad, sobreactúa, se sale de su papel para llamar la atención ¿os recuerda a algo? Por otro lado, hay una pieza muy interesante en la que unos saltadores están mostrando sus ejercicios ante la cámara pero para que se viese que en realidad es algo divertido, Lumière introdujo una persona al fondo simplemente para que hiciese aspavientos y se mostrase divertido. Como os decía, los hermanos Lumière también inventaron el marketing cinematográfico.

Y es curioso porque a medida que avanza la película uno se va cerciorando de que lo que ve no es ficción. A menudo estamos acostumbrados a ver obra de época en la que todo es un decorado, incluso degradamos la imagen con efectos especiales para dar la sensación de antiguo y por eso a veces se hace difícil reflexionar sobre que lo que uno está viendo en esta película es simple y llanamente gente real, gente que ya no está pero que pasaba sus días y hacía todo lo que hacía de la manera en la que lo vemos. Porque los cineastas quisieron que el primer personaje del cine fuera el pueblo.

descarga (1)

Y así lo relata el director francés, que hace las veces de narrador omnipresente, con un guion cargado de humor, que demuestra que es un hombre que ha visto mucho cine, que se ha fijado en todo y que entiende la importancia de lo que está viendo. Todo para extraer una única conclusión: que todavía queda mucho por descubrir. Por eso es importante reflexionar sobre lo que representa el cine para el futuro, es interesante pensar cómo nos observarán a nosotros.

De ahí también la obsesión de filmar momentos familiares para conservar todos los recuerdos para siempre. La tenían en el siglo XIX y la seguimos teniendo en el siglo XXI, solo que ahora se llama Facebook.

Y es que cuando los hermanos Lumiére decidieron viajar con su cinematógrafo, retrataron con él el mundo. Egipto, Vitnam, Estados Unidos, El puente de Westminster… lugares míticos que se convirtieron en míticos gracias a que la gente, sencillamente los pudo ver por primera vez. Sin necesidad de haber estado.

Por eso aquí nos gusta decir que el cine es una buena manera de ilustrar la vida. Aunque cambie el formato con el que lo vemos. Entonces, era el formato 1.33, en el que podemos ver toda esta película y hoy es el de 16:9 el que da nombre a este programa de radio. Y al igual que el directore elige esos 90 minutos exactos para contar esta aventura, los primeros directores de la historia eligieron 50 segundos. Ni más ni menos, y consiguieron contar más que muchos de los cineastas de hoy en día que con 3 horas de metraje no cuentan nada. Si no hubiese cine, no entenderíamos de dónde venimos, seríamos sencillamente una historia contada por muchos, con múltiples versiones que se perderían en el tiempo.

Sin embargo, una imagen vale más que mil palabras, una imagen que entonces no se podía manipular y que muestra a la sociedad tal como era. El cine es historia y debería seguir siéndolo y solo por eso, no puede dejar de hacerse.


Para escuchar el programa en directo, puedes hacerlo todos los Lunes de 18 a 19h a través de http://www.radioenlace.org/ o si estás en Madrid sintonizando la frecuencia 107.5 FM.