Ya que tanto hablamos de la gala de los Goya…no sé si a alguien le extraña que año tras año se hable siempre y se reivindique el 21% de IVA de nuestra industria.  Sobretodo ahora que el cine se queda fuera de la bajada del IVA cultural. Mientras el impuesto se ha rebajado a un 10% para la música en vivo, las artes escénicas o los toros, no ha ocurrido lo mismo con el cine, que sigue con el 21% de gravamen. Varios profesionales del sector han mostrado su rechazo a que la medida no se extienda a su industria y lo hacen porque tienen toda la razón para hacerlo.  Porque somos el país con el IVA más alto de toda Europa. La media se estima en torno al 12% en el resto de países. Para que os hagáis una idea, en Luxemburgo el IVA que se aplica al cine es del 3%, en Francia del 5,5%, en Alemania el 7, en Italia el 10 y en Portugal el 13%. Entonces, ¿por qué España aplica el 21% del Impuesto sobre el Valor Añadido?

Porque no es una opinión, son matemáticas. Según comScore Spain, en 2016 las salas de cine en España ingresaron 600 millones de euros, por tanto aportaron más de 126 millones al Estado por ese 21% de IVA de las entradas. Ya lo dice nuestro compañero Andrés todos los días al iniciar 16 Novenos: “Las entradas de cine están cada vez más caras…” Pues sí, las entradas de cine están muy caras, cada año nos quejamos de lo caro que está el cine, de los 8€ de las entradas si no vamos en miércoles o día del espectador.

Y es que en España hay tres tipos de IVA: el general (21%), el reducido (10%) y el superreducido (4%). Ahora mismo las entradas de cine soportan el tipo general del 21% que se traduce en más o menos 1 euro con 70 cent por cada entrada vendida. Si tuviesen el tipo reducido (10%) el estado solo nos quitaría 80 cent de euro por entrada. Y con el superreducido (4%) hablaríamos de 1 cent de euro. A pesar del precio de la entrada, de la injusticia o no del 21% de IVA en su precio, la gente sí va al cine. La asistencia a las salas en España sube cada año, en 2016 aumentó en un 6% con respecto al año anterior.

La industria del cine no es solo el numerito de espectadores en las salas ni las entradas vendidas por recaudación. La industria del cine en España son los exhibidores, las distribuidoras españolas que mueven el cine español y también las que distribuyen cine internacional,  los productores españoles, los coproductores, las empresas de servicios que trabajan para dar soporte a los rodajes nacionales y las que lo hacen casi en exclusividad para dar soporte a los rodajes internacionales

Y es que el cine en España es un gran motor económico  y además sirve como plató de producciones internacionales que ayuda a promocionar el país a gran escala en el exterior. Es decir, más turismo y empleos indirectos. Un buen ejemplo para explicar esto es el caso de la producción de Bollywood “Sólo se vive una vez” que tras rodarse en España en 2011 aumentó un 80% el número de turistas de la India a nuestro país, pasando de 31.000 a 61.000 en solo un año.


Para escuchar el programa en directo, puedes hacerlo todos los Lunes de 18 a 19h a través de Tunein o si estás en Madrid sintonizando la frecuencia 107.5 FM.