Los problemas a los que se enfrenta el actor medio no se parecen a los del común de los mortales. Y no, no voy a hablar del inconveniente de no saber si ir de vacaciones a Ibiza o a Miami; o de no decidirte por un vestido de Prada o de Versacce para una gala. Voy a hablar de bigotes. En concreto, del que Henry Cavill no se pudo afeitar durante la regrabación de algunas escenas para La liga de la justicia.

Recordemos que una película se rueda en un tiempo determinado de rodaje, digamos, por ejemplo, dos meses. Si se hace todo bien, ahí es donde acaba el contrato del actor. Si a la hora de montar la película faltan planos… si a los espectadores de prueba no les acaba de convencer… si se descubre que tu actor protagonista está envuelto en un escándalo sexual… se pide a los intérpretes que hagan hueco en sus agendas para rodar unas cuantas escenitas más.

Henry Cavill saltó de la producción de La liga de la justicia a la de Misión imposible 6 En su contrato con la saga de Tom Cruise se especificaba que no se podía afeitar bajo ninguna circunstancia. Ni aunque tuviera que volver a rodar un 20% de La liga de la justicia, que fue lo que pasó. La Paramount le tenía tanto cariño al bigote de Cavill que obligó a la Warner a tener que borrárselo con efectos especiales. ¿Y cómo narices se hace esto? Business Insider hizo un maravilloso reportaje al respecto.

Para quitarle un bigote a un actor, hay que reconstruirle la cara. El equipo de efectos especiales tuvo que hacer un modelo de tres dimensiones del rostro afeitado de Cavill. Luego, sombrearlo de acuerdo con el tono de piel del intérprete. Y, por último, unir este modelo a su rostro barbudo en el filme, para que el bigote quedase oculto incluso aunque el superhéroe con mallas estuviese en mitad de una pelea. Un proceso que costó 25 millones de dólares y que debería haber requerido de seis semanas por cada minuto de metraje que el equipo tuviese que editar.

Contando que para La liga de la justicia tuvieron que editar 24 minutos en unos tres meses, casi que se entiende que el perfecto rostro de Henry Cavill acabara pareciendo menos que perfecto.

Cavill, por su parte, se lo tomó bastante a coña. Colgó en su Instagram una foto de fuego y destrucción proveniente del rodaje de alguna escena de Misión Imposible y escribió que “lo que podíamos ver no era sino que la última de una larga serie de armas diseñadas por Paramount y Warner para combatir esa entidad conocida como ‘el bigote de Henry Cavill’. Lo que ha habido ha sido una campaña para detener el avance inexorable de la conquista del bigote déspota. No es una cuestión sobre si me debería afeitar o no, sino sobre cómo podemos salir victoriosos ante esta bestia sin provocar nuestra propia destrucción”.


Recuerda que somos radio. Para escuchar el programa en directo, puedes hacerlo todos los Lunes de 18 a 19h a través de Tunein sintonizando Radio Enlace  o si estás en Madrid sintonizando la frecuencia 107.5 FM. En el botón de play al inicio de esta página también puedes hacerlo.