Cuenta la leyenda que hubo un hombre en Rusia que estaba autorizado para tocar el piano de Stalin hasta el 2016, que también era el único que podía tocar el piano que custodia el museo Hermitage de San Petersburgo y que escribió música para teatro y cine durante toda su vida. El nombre de este artista consagrado es Oleg Nikolaevich Karavaichuk y es el protagonista del documental Oleg y las raras artes, el último documento audiovisual en el que aparece este excéntrico artista antes de morir a sus 89 años de edad.

El autor de retratar a una de las figuras más enigmáticas de la cultura rusa es Andrés Duque. Él mismo nos cuenta todo su periplo hasta llegar a Oleg: “tenía música de él. Me armé de valor y me fui San Petersburgo”. El director estuvo 25 días buscando a su protagonista hasta que con la ayuda de un amigo prepararon una emboscada.

Duque nos cuenta cómo llegaron hasta él y cómo casualmente todos, incluida su traductora iban vestidos de azul aquel día. La curiosa personalidad de Oleg le hizo comentar espontáneamente: “que maravillosa coincidencia cromática”.

El pianista falleció el pasado mes de junio dejando este documental como último documento sobre su vida. Él mismo acudió al estreno del film en Navarra y tras visionarlo le comentó al director: “Andrés, has hecho una película muy frágil, muy traviesa…Wagner estaría orgulloso“.

Oleg y las raras artes constituye un documento sobre una persona a la que no le gustaba socializarse y que no quería saber nada ni de la fama ni del dinero. “Había que encontrar una manera de generar un diálogo pero también de trabajar desde la improvisación”. Aquí una muestra de lo que era capaz de hacer este artista con las teclas.

Si te gusta nuestro contenido, todos los lunes a las 18h, programa en directo desde Radio Enlace o sintonizando la 107.5 FM si estás por Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.