Disney parece haberse vuelto loco con el tema de los remakes y las secuelas creedme que aún no hemos visto ni el principio. No sé muy bien si esta reivindicación nostálgica de un pasado glorioso —por otro lado muy trumpiana— obedece a un intento de dignificación del cine de animación, que como todos sabemos es solamente para niños (ahí están Arrugas, Chico y Rita o Persépolis), o se trata de una estrategia que apela a nuestro niño interior y juega a vender tanto a los niños de verdad como a los que nos criamos con las películas de Disney.

En realidad, Disney siempre ha sido el gigante del merchandising. Y, aunque hayan quedado atrás esos tiempos oscuros, en su día se aventuró con secuelas absolutamente innecesarias de algunos de sus mayores clásicos. No diré nombres por respeto a la dignidad de los clásicos, pero…¿Toy Story? No solo Disney ha caído en la trampa de los refritos para sacar mayor rentabilidad a una película convirtiéndola en saga.

El efecto mariposa, ese peliculón que a tantos nos fascinó, no tuvo una, sino dos secuelas. Os pongo en situación: nuestro protagonista descubre repentinamente que puede viajar al pasado momentáneamente y enmendar algunos de sus miedos y fracasos. Suena a la sinopsis de la primera película, ¿verdad? Pues realmente vale para las tres. Para que luego digamos de Pocahontas y Avatar

Tras la muerte de Hitchcock, Universal decidió honrar al gran director intentando ganar mucha pasta en el proceso. Tres secuelas, dos remakes e incluso una serie actual de televisión después, Psicosis sigue habiendo solo una: la que llevó a los señores de Universal a pensar que quemar de esa manera el producto por el que apostaron a regañadientes en su día podía funcionar.

Y, como sabéis que a mí la bizarría patria me pone, una joyita: una de las primeras obras clásicas adaptadas por el cine español. El libro de buen amor, una obra que en principio se da más bien poco al formato narrado. Lo más bizarro de todo el asunto es que, no contento con una sola película, algún figura tuvo la genial idea de estrenar una segunda parte: El libro de buen amor II: El retorno del arcipreste. Vale, confieso que el subtítulo me lo he inventado, pero al menos así habría tenido un poco más de gracia.

Como siempre, quedan cosas en el tintero. ¿Os acordáis de que comenté que hubo sendas películas de Kika Superbruja y Molly Moon que pasaron sin pena ni gloria? Pues esperaos a descubrir que también tienen sus propias secuelas.

Yo, después de saber que El libro de buen amor tiene película y hasta secuela, ya estoy deseando que saquen: Espasa, la enciclopedia del mal o Cuadernos Santillana: Un verano en casa.


Para escuchar el programa en directo, puedes hacerlo todos los Lunes de 18 a 19h a través de Tunein o si estás en Madrid sintonizando la frecuencia 107.5 FM.